10 rutinas para conseguir un perro 10

A todos nos encantaría tener el perro perfecto, pero para eso es necesario constancia, dedicación y solucionar algunos errores que, por desconocimiento o mala intuición, solemos cometer con nuestros perros. Hoy os dejamos diez sencillos pasos que harán de tu perro casi ¡una estrella!

  • 1. No utilices el nombre del perro para castigar: éste debe estar asociado a cosas positivas, como acudir a la llamada o hacernos caso cuando lo oiga.
  • 2. Las dos palabras mágicas: ”¡eh, eh!”, “¡schsss!”. Son las que yo utilizo para informar al perro de que algún comportamiento no me está gustando y desviar su atención en ese momento.
  • 3. No hables demasiado a tu perro: el musher y filósofo Don Beland dice que los perros comprenden a otros perros y a las personas, mejor que éstas a sí mismas. ¿Por qué? Pues posiblemente porque las personas hablan tantísimo que no tienen tiempo a escuchar. Los perros no pueden hablar, así que, sobre todo, escuchan.
  • 4. Refuerza a tu perro siempre que haga algo que te gusta: solemos reprender mucho a nuestros perros por malos comportamientos, pero raras veces los premiamos por las conductas alternativas positivas.
  • 5. Cubre las necesidades básicas de tu perro: como son hacer sus necesidades, ejercicio, alimentarse y relacionarse con otros perros y personas.
  • 6. Establece una correcta convivencia en casa desde el primer momento: son necesarias unas ciertas normas que hay que cumplir siempre para que vuestra “manada” pueda vivir estable y armoniosamente.
  • 7. Manipula a tu perro: tanto cuando esté comiendo como cuando esté descansando en su lugar en casa. Ten contacto respetuoso con él.
  • 8. Socializa a tu perro desde su llegada a casa: se dice que lo que un perro aprende hasta sus 112 días de vida, no lo olvida nunca. Esto incluye tanto las cosas buenas como las malas. Así que desde la octava semana, habitúalo a todos los estímulos posibles pero ten cuidado de no “hipersocializar”, que puede tener un efecto totalmente contrario al deseado.
  • 9. No acaricies o intentes calmar a tu perro con la caricia en momentos de excitación: lo único que conseguirás así es reforzar ese comportamiento y que se produzca con más intensidad la próxima vez.
  • 10. Sé previsible para tu perro: que sepa lo que va a obtener de ti en cada momento. Para eso debes utilizar siempre las mismas palabras y actuar de la misma manera ante situaciones similares, al mismo tiempo que vuestras rutinas diarias no cambien demasiado su horario.

Balta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s